ETNAR | CANAL ESTRECHO CERVICAL
26
post-template-default,single,single-post,postid-26,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

CANAL ESTRECHO CERVICAL

Se denomina canal estrecho cervical a la estenosis del canal raquídeo, ocupado por la médula espinal. El origen de estas estenosis puede ser de diversas causas que pueden actuar en forma independiente o, lo más habitual combinadas.

En primer lugar podemos tener un canal estrecho congénito, es decir, con los diámetros disminuidos constitucionalmente. Es frecuente que estos pacientes no sufran síntomas durante su juventud, pero con el pasar del tiempo, cuando fenómenos degenerativos artrósicos evolucionan, en forma precoz aparecen los síntomas. También un traumatismo puede ser más sintomático en pacientes con canales estrechos constitucionales.

Con el correr de los años, los cambios artrósicos y la aparición de osteofitos (picos de loro) pueden disminuir el tamaño del canal. Básicamente están orientados a descomprimir la médula espinal y los nervios cervicales juntamente con la evaluación de la estabilidad espinal para que no ocurran desplazamientos ni deformidades en la alineación de la columna.

Por otra parte, de acuerdo a la zona en la cual la médula esté más comprimida, pueden elegirse abordajes para descompresión por vía anterior o posterior.

Los tratamientos propuestos son diversos y deben ser elegidos de acuerdo a las características de cada paciente. Siempre deberá ponderarse, a la hora de aconsejar un tratamiento, la edad, el estado clínico y neurológico, la actividad habitual y la estabilidad de esa columna para prevenir o corregir una deformidad o desplazamiento. Teniendo ello en mente, es aconsejable escoger el método menos invasivo que asegure tratar lo arriba mencionado.