ETNAR | Infiltración de Apófisis Articulares
17262
post-template-default,single,single-post,postid-17262,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Infiltración de Apófisis Articulares

Infiltración de Apófisis Articulares

Infiltración de las Apófisis ArticularesSe trata de la infiltración de anestésicos locales y/o antiinflamatorios en las articulaciones de las vértebras.

La misma se puede realizar en aquellas lumbalgias causadas por el atrapamiento de las raíces lumbosacras debido a una hipertrofia osteoartrítica a nivel de las apófisis articulares vertebrales (Síndrome facetario). La clínica de los pacientes con Síndrome Facetario es la siguiente:

Lumbalgia aguda o crónica.

Dolor irradiado al glúteo.

Dolor irradiado a la porción superior de los miembros superiores.

Los estudios complementarios mas importantes a realizar son las radiografías lumbosacras, incluyendo dinámicas de las mismas: Tomografía y Resonancia magnética. Es importante saber que puede no haber evidencias radiológicas de la compresión de las raíces nerviosas.

El dolor se debe, por un lado, a una irritación química debido a mediadores que se liberan por el daño tisular producido por la inflamación local. Y por otro lado, por una irritación mecánica por el estrechamiento de la superficie articular por disminución del tejido conectivo.

El procedimiento se realiza bajo control radioscópico. Se coloca una aguja en el espacio articular y se inyecta la medicación a este nivel.

Puede ser diagnóstico y/o terapéutico.

Es diagnóstico porque si el dolor desaparece, sabemos que hemos tratado la causa. En ocasiones esta mejoría es durable o definitiva. Esto puede ser debido a que, al calmar el dolor por las sustancias inyectadas se cortó el círculo reflejo dolor-contractura-dolor. También puede deberse a que con la inyección se destruyen microfilamentos nerviosos responsables de la transmisión del dolor.

Si el dolor desaparece pero luego de un tiempo retorna se puede repetir la infiltración y, si luego de un tiempo de calma el dolor regresa, debe pensarse en otra alternativa terapéutica como la termocoagulación de las mencionadas fibras.

Resumiendo, cuendo se sospecha dolor lumbar o ciatalgia originados a partir de las apófisis articulares, las infiltraciones pueden ayudar a los médicos tratantes a descartar o a tener mayor certeza respecto al origen etiológico del dolor. Paralelamente el paciente puede mejorar y es por ello que el procedimiento puede comportarse como diagnóstico y también terapéutico.

IMAGENES

1-Control radiográfico durante el posicionamiento de una aguja en la zona articular de una vértebra lumbar

La misma se puede realizar en aquellas lumbalgias causadas por el atropamiento de las raíces lumbosacras debido a una hipertrofia osteoartrítica a nivel de las apófisis articulares vertebrales (Síndrome facetario). La clínica de los pacientes con Síndrome Facetario es la siguiente:

Lumbalgia aguda o crónica.

Dolor irradiado al glúteo.

Dolor irradiado a la porción superior de los miembros superiores.

Los estudios complementarios mas importantes a realizar son las radiografías lumbosacras, incluyendo dinámicas de las mismas: Tomografía y Resonancia magnética. Es importante saber que puede no haber evidencias radiológicas de la compresión de las raíces nerviosas.

El dolor se debe, por un lado, a una irritación química debido a mediadores que se liberan por el daño tisular producido por la inflamación local. Y por otro lado, por una irritación mecánica por el estrechamiento de la cápsula articular por disminución del tejido conectivo.

Tratamiento:

Bloqueo Facetario

1) Intra-articular (imágenes).

2) Ramas dorsales a la articular.

Bloqueo de las ramas mediales.

Esto se realiza mediante la inyección de esteroides y anestésicos locales o fenol guiados por radioscopía.

Otra opción terapéutica es la termocoagulación (imágenes) (radiodiofrecuencia).